Salud y Belleza en el Centro de Marbella. C/ Jacinto Benavente 17. Tel: 951 388 283 

RussianDeutschSvenskaEnglishSpanish

 

Ortodoncia - Alinear los Dientes


¿QUÉ ES LA ORTODONCIA? 
La Ortodoncia es una especialidad odontológica que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial.

LA ORTODONCIA, ESPECIALIDAD SANITARIA 
La preocupación por el enderezamiento dentarlo, a veces hace olvidar al público la trascendencia de los fundamentos biológicos y objetivos funcionales de la Ortodoncia, y de su naturaleza y encuadramiento sanitario.

LA ORTODONCIA, ALGO MÁS QUE MOVER DIENTES 
La Ortodoncia enfrenta problemas que van mucho más allá de la colocación individual y pormenorizada de las piezas dentarias, y afronta, por el contrario, la corrección de alteraciones de los maxilares, de la cara y, sobre todo, de los trastornos funcionales de la masticación.

EDAD PARA COMENZAR LOS TRATAMIENTOS 
La edad adecuada para tratar las maloclusiones varía según el tipo de problema y su gravedad. Por lo tanto, es aconsejable consultar al ortodoncista tan pronto se descubra una anomalía. De todas formas recomendamos que, se detecte o no un problema, se lleve a los niños para revisión por el ortodoncista al menos a los seis años.

Los tratamientos ortodóncicos suelen asociarse con la adolescencia, pero, como se verá más adelante, aunque no se empiece el tratamiento a edad temprana, es importante, sin embargo, llevar a cabo un control para asegurar la mejor salud dental de los hijos.

La Ortodoncia es una Especialidad Sanitaria más compleja de lo que puede parecer en un principio. Asegúrese de que solo quién está debidamente formado y, por tanto, puede adentrarse en los intrincados problemas diagnósticos y terapéuticos, se hace cargo del caso para que así pueda el tratamiento rendir óptimos resultados.

LA NORMALIDAD ¡Recordemos, pues, que lo normal no debe ser confundido con lo ideal o deseado! La Ortodoncia trata, reconduce, acomoda, encamina a cada paciente hacia su propia meta, haciendo que se reencuentre con su patrón de crecimiento y desarrollo, ajustando sus dientes y maxilares en el marco de su propia normalidad. ¡La normalidad, eso sí, necesita de ciertos parámetros de referencia!

El tratamiento de Ortodoncia tiene como objetivo alcanzar lo normal de cada paciente. La normalidad, es lo regular, lo frecuente. Lo ideal, por el contrario, lo que consideramos perfecto. Cuando los componentes anatómicos están dentro de las normas que se consideran aceptables, se configura un sistema que, desde un punto de vista ortodóncico, sin ser ideal, está dentro de un equilibrio funcional y estético.

Definir la belleza es muy difícil. Sin embargo, un rostro atractivo siempre se encuadra dentro de proporciones armónicas, con las variaciones personales y raciales de cada uno, donde las medidas juegan un papel importante, aunque recordemos: ¡sólo como valores referenciales!

Existe relación entre la posición de las piezas dentarias y el resto del conjunto formado por los maxilares y la cara. Por eso es imprescindible conocer como se acoplan normalmente entre sí, pues la meta hacia la que se dirige el ortodoncista es el ensamblaje armónico de todas ellas. Lo que el ortodoncista hace es conformar relaciones de dientes y maxilares. La propia naturaleza de cada paciente es la que, más adelante, añadirá los ajustes compensa - torios a cada caso, de acuerdo con el tipo facial propio de cada uno, todo ello dentro del marco de la individualidad personalizada. El ortodoncista interpreta debidamente y, por tanto, aconseja y decide sobre la variabilidad de la norma, pues para ello recibe formación complementaria.

CRONOLOGÍA DE LA ERUPCIÓN DENTICIÓN MIXTA es el período dentario entre los 6 y 12 años en que las piezas temporales son gradualmente reemplazadas por las definitivas. Durante esta fase estarán juntos los dientes primarios y los permanentes.

¿CUANTOS SON LOS DIENTES Y CUANDO SALEN?

La DENTICIÓN TEMPORAL está constituida por 20 piezas dentarias. Empiezan a salir a los 6 meses, debiendo completarse alrededor de los 3 años.

La DENTICIÓN PERMANENTE se completa entre los 12 y 14 años, al haber hecho erupción todas las piezas definitivas, a excepción de los “molares del juicio”. El adelanto o retraso moderado en esta secuencia no debe preocupar, pero sí ser motivo de consulta con el ortodoncista. Circunstancias diversas influyen sobre el orden y la rapidez eruptiva. ¡A la cronología y curso de la erupción dentaria también se aplica la “normalidad individualizada”!

LA OCLUSIÓN Al nacer, los maxilares están separados. En modo alguno existe una relación de ajuste entre ellos, por no haberse desarrollado aún la Oclusión. La erupción dentaria, es decir, la aparición de dientes a través de las encías, comienza a edades diferentes y puede tener una secuencia variable, como hemos visto. A medida van erupcionando los dientes temporales, también se desarrollan verticalmente los huesos maxilares.

Cuando emergen los primeros molares de leche en la parte posterior, llega un momento en que los superiores se encuentran con los inferiores, entrando en contacto y estableciendo un engranaje que antes no existía: se ha logrado la Oclusión. A ese primer contacto entre molares temporales se le conoce como “primer levantamiento” oclusal.

La Dentición Mixta se inicia hacia los 6 años con la erupción de los primeros molares permanentes superiores e inferiores. Estos molares permanentes, al contactar entre sí, como años antes lo habían hecho los temporales, determinan el “segundo levantamiento” de la oclusión. La erupción de estos primeros molares permanentes es de gran importancia, pues, además de ser piezas definitivas, sirven de guía para la colocación correcta de todas y cada una de las demás aún por salir. Por todo ello, su protección y debida conservación resulta fundamental, como puede deducirse de las ilustraciones. Los molares y caninos temporales guardan el espacio que, más adelante, ocuparán los caninos y premolares definitivos. Dado que el tamaño de los temporales es mayor que el de los permanentes aún por brotar, esta diferencia proporciona un espacio que hay que conservar, del que resulta imprescindible disponer para la mayoría de los tratamientos. ¡De ahí la importancia (y la necesidad) de mantener sanos los primeros molares definitivos que erupcionan aproximadamente a los 6 años!

Como fácilmente se deduce, este es un período trascendente del desarrollo de la oclusión. Por ello resulta imprescindible la visita al ortodoncista al menos a los 6 años de edad, para asegurar que más adelante, a los doce, cuando hagan erupción los segundos molares permanentes, todas las piezas dentarias encajarán exacta - mente dónde y como deben.

En la mayoría de los casos los molares permanentes, molares “de los seis años”, deberán mantenerse donde estén, sin permitir desplazarse hacia adelante, lo que a veces acontece por pérdida de piezas temporales. De ocurrir así, estarían quitando parte del espacio que pertenece a los definitivos para hacer erupción. Independientemente de que, al rodarse también alterarán la relación que deben mantener entre sí. La situación oclusal resulta aún más comprometida al darse la circunstancia de que en el maxilar superior el espacio disponible para el recambio dentario es menor que en el inferior, razón por la que especialmente los molares superiores deberán ser mantenidos en las posiciones que ocupan, sin permitir su desplazamiento. Este espacio llamado “de reserva o deriva” hay que mantenerlo a toda costa. Para conseguirlo, cuando se hubieren perdido piezas temporales, por unas razones u otras, será necesario colocar lo que se de-nomina “mantenedores de espacio“, para conservar el de las piezas dentarias definitivas. La indicación del mantenedor de espacio la proporciona el examen radiográfico. Los mantenedores de espacio deben controlarse periódicamente para observar el estado de erupción de las piezas permanentes. Cuando esto suceda, entonces será el momento de retirarlos.

Para los tratamientos correctivos se utilizan diferentes aparatos, aparatos funcionales, aparatos removibles y aparatos fijos. Lo más aconsejable es comenzar estos tratamientos alrededor de los 10 ó 12 años.

Aproximadamente duran entre año y medio y tres años, y suelen concluirse cuando la dentición permanente se ha completado, a excepción de los molares del juicio. El referirnos a una edad ideal para comenzar los tratamientos correctivos, no significa que no puedan iniciarse más avanzada la adolescencia, o bien en edad adulta. Ahora bien, dependiendo de la edad los tratamientos de ortodoncia tendrán objetivos y resultados diferentes.

Aunque se insiste en la importancia del tratamiento precoz o adolescente, cada vez se tratan con éxito más irregularidades de adultos. Los tratamientos en pacientes adultos se suelen llevar a cabo también en colaboración con el odontólogo general y otros odontólogos especialistas. No existe razón alguna para que una persona adulta renuncie a plantearse la posibilidad de un tratamiento de ortodoncia en esta época de técnicas avanzadas y con un entorno social que está dando gran importancia a la presencia personal. Sin embargo, hay que ser consciente de que los tratamientos de ortodoncia tienen limitaciones, de las que hay que ser conscientes, y que deberán ser identificadas y compensadas de la manera más efectiva. Es en ese contexto y por las razones antedichas que se dice que en Ortodoncia cada caso es un caso diferente y, prácticamente, no tiene igual. De ahí el concepto individualizado que tiene que aplicar a cada tratamiento correctivo. En casos de deformidad extrema resulta necesario combinar la ortodoncia con la cirugía. El ortodoncista recomendará entonces a un cirujano bucal o máxilofacial para, conjuntamente, elaborar el plan de tratamiento que proceda. Cuando se hace evidente la necesidad de un tratamiento correctivo, es importante seleccionar un ortodoncista. El Odontólogo general sugerirá el que crea más capacitado, y cuya técnica y resultados le merezcan garantía.

APARATOS FUNCIONALES Son aparatos que si, en principio, únicamente realizan modificaciones funcionales, luego dan lugar a cambios estructurales. Este tipo de aparatos de ortopedia funcional, tienen su indicación más precisa durante la dentición temporal o la dentición mixta. Este tipo de tratamientos se efectúan con aparatos denominados “FUNCIONALES”, que, por su sola presencia, modificando el funcionalismo del sistema sobre el que actúan. Al cambiar la dirección e intensidad de las fuerzas musculares también las transforman y producen los desplazamientos dentarios o maxilares correctivos. Estos aparatos, al variar la función de los músculos de la cara y masticatorios, proporcionan un medio más favorable para los maxilares en desarrollo, optimizando su potencial de crecimiento. Como variantes de estos aparatos “pasivo-funcionales”, hay otros “dinámico-funcionales”, que cuentan con determinados resortes que sólo se activan con los movimientos de la mandíbula. El uso de los aparatos funcionales requiere de una gran colaboración por parte del paciente, que deberá llevarlos todo el tiempo que se le indique. El éxito de estos aparatos está en lo acertado de su indicación diagnóstica y en la constancia de su uso. La teoría de la adaptación de la ortopedia maxilar.

APARATOS REMOVIBLES Son aquellos que se los puede quitar el mismo paciente para limpieza, pero que, cuando se usan, van firmemente sujetos a las piezas dentarias. Con ellos se pueden aplicar presiones controladas sobre los dientes que se desee desplazar, mediante la acción de elementos mecánicos activos, tales como: resortes, arcos, tornillos y demás. Estas fuerzas son, en su totalidad, artificiales o mecánicas, y actúan directamente desplazando a los dientes, sin tener nada en común con las fuerzas creadas por la acción de los músculos, que participan en las funciones de masticación, deglución, fonación y otras. Los aparatos removibles, comúnmente conocidos como “placas”, son de gran utilidad para la expansión de los maxilares, sobre todo del superior, en especial para la corrección de “mordidas cruzadas” y apiñamiento leve, cuando esté indicada la expansión. También para movimientos dentarios muy específicos. Existe gran cantidad de aparatos removibles activos. Tienen ventajas, pero también grandes limitaciones. No se debe pensar en ellos como alternativa a los con bandas o brackets, como tantos, desafortunadamente, lo hacen; aunque, eso sí, tienen cabida en la aparatología del ortodoncista, que es quien mejor sabrá usarlos cuando y como proceda.

APARATOS FIJOS Teniendo en cuenta las necesidades creadas por el diagnóstico y las posibilidades de tratamiento de la ortodoncia moderna, es indudable que los aparatos fijos son superiores a los removibles. No obstante, estos no deben ser descartados por sistema, sino reservados para los casos en que estén indicados.

Cada aparato tiene una capacidad intrínseca para actuar en determinados casos, más allá de la cuál no podrá operar nunca. Los aparatos fijos son “la primera división” de la aparatología ortodóncica. Son los únicos que, debidamente utilizados, pueden realizar todo tipo de movimientos, tales como los de enderezamiento y torsión, corporales o en masa, rotaciones y demás. La utilización añadida de los aparatos extraorales, les aporta componentes de corrección ortopédica, en el más estricto sentido de la palabra. Para conseguir resultados precisos, los aparatos fijos necesitan de una meticulosísima técnica, mediante la colocación precisa de bandas y brackets cementados sobre todas y cada una de las piezas dentarias, así como de una serie de sofisticados arcos para lograr los desplazamientos a que haya lugar, de acuerdo con el plan de tratamiento elaborado.

Los aparatos fijos tienen capacidad para desplazar de forma individual a todas y cada una de las piezas dentarias en cualquier dirección del espacio, lo que no sucede con los demás aparatos. En muchas ocasiones es necesaria la utilización de elásticos intermaxilares, que, debidamente enganchados donde se señale, proporcionan la presión necesaria para mover dientes y maxilares hacia sus posiciones correctas. Los elásticos o gomas intermaxilares, tendrán que utilizarse el número de horas que se indique, de no hacer se así, se puede alargar el tiempo del tratamiento e incluso no alcanzar su mejor resultado.
Clínica Dental Marbella

La Ortodoncia tradicional mediante brackets metálicos sigue siendo una opción que cuenta con una gran demanda, a pesar de otras técnicas novedosas del sector.

Los tradicionales brackets metálicos han evolucionado y se han modernizado para ser más pequeños, más finos, estéticos y confortables.

Los brackets metálicos son poderosos correctores de dientes muy apiñados, o fuertemente distanciados (espácio interdental grande). La elección de correctores dentales metálicos, en algúnas ocasiones, es decisión de nuestro ortodoncista. Cuando vemos que las alternativas más estéticas no van a hacer otra cosa que costar tiempo y dinero te lo decimos claramente. Ahora, si te podemos hacer una corrección de la posición de tus dientes.

También encontramos en los brackets de metal la alternativa más economica para alinear los dientes.

ortodoncia invisalign marbella

La ortodoncia invisible Invisalign es la opción más moderna del mercado.

Como alternativa a los brackets tradicionales Invisalign® existe en diferentes versiones.

Invisalign es el sistema de ortodoncia invisible más cómodo y moderno, y es el único que es literalmente invisible.

Invisalign
también tiene la grán ventaja de ser una ortodoncia de "quita y pon". Es decir, te puedes quitar tus férulas dentales para comer y para lavarte los dientes, o incluso para esa cita tan especial con alguien que acabas de conocer, o para una entrevista de trabajo. Nadie sabrá que te estas alienando los dientes

Lo único que te pedimos es que lleves las férulas invisibles durante un mínimo de horas diarias que te indicará nuestro ortodoncista. Ah, bueno, también te pedimos que sonrias sin complejos .....y sabemos que lo harás, con Invisalign.

Brackets Estéticos Marbella
son aquellos brackets trasparentes que no se ven, por lo que son ideales para la ortodoncia en adultos. Tipos de Brackets Estéticos Se define por bracket estético aquel que no es metálico y cuyo material es blanco o transparente imitando al diente. Existen distintos tipos de brackets estéticos en función del material del que estén fabricados.


Ortodoncia de Colores
Brackets de Colores
Ponle color a la vida y haz que tu ortodoncia sea más divertida.

Elige tus colores favoritos para tus brackets. Un color que combine con tu ropa o uniforme, los colores de tu equipo favorito, o simplemente juega con tu creatividad para ser único, y que tus brackets tengan tu toque personal...

Brackets de plástico: Los brackets de plástico a pesar de ser de color blanco son porosos y con una alta opacidad además de ser más fragiles. Dentro de los brackets estéticos son los que más se ven y se tiñen facilmente con los alimentos.
Brackets cerámicos: Los brackets cerámicos tienen una superficie blanquecina y también tienen una alta opacidad, su resistencia es mayor que el bracket de plástico.
Brackets estéticos de zafiro: Son la opción más estética dentro de los brackets estéticos por ser completamente transparentes. Su estructura cristalina hace que pasen completamente desapercibidos por sus excelentes cualidades de reflexión de la luz y mimentismo con el diente. No se tiñen ni sufren cambios de color con el paso del tiempo, además la comodidad es superior por su alto grado de pulido. Son la gama más alta dentro de los brackets estéticos.

Llámanos y pide tu cita. La primera consulta nuestra clínica dental es gratuita.

Teléfono: 951 388 283


Más Tratamientos Marbeclinic